Nuestra Historia


Madre Carmen Sallés, fundadora de la Congregación de Religiosas Concepcionistas Misioneras de la enseñanza, mujer de fuerte carácter y espíritu emprendedor, tras un proceso de búsqueda personal supo abrir nuevos caminos para su vocación y misión dentro de la Iglesia. Motivada por el Espíritu, encontró fuerzas para iniciar, aquí en a Vieja Castilla su apasionada labor por la Educación de la niñez y juventud.
 

Procedente de Burgos donde funda la Congregación en 1892, llega a Segovia en 1893 y tan solo unos meses después, el 29 de Marzo de 1893, el Obispo de la Diócesis D. José Pozuelo y Herrero autoriza la apertura del Colegio. Desde aquellos inciertos pero esperanzados comienzos en la capital de provincia de finales de siglo XIX hasta nuestros días ha transcurrido más de un siglo en que la sociedad española y la segoviana han experimentado profundas transformaciones, la presencia Concepcionista en Segovia ha sido permanente. Primero en la "Casa del Hidalgo"luego, desde 1922 en el "Torreón de Lozoya" y ya desde 1951 en el antiguo Palacio del Conde Cheste.

Hoy como siempre la escuela concepcionista promueve la formación integral de niños y jóvenes, con una pedagogía preventiva, integral y liberadora empleando la ciencia y la técnica de la educación como instrumentos de formación de personas comprometidas con la transformación de la sociedad, con un estilo educativo solidario y abierto a otras realidades, pero siempre y muy principalmente, desde una lectura cristiana y transcendente de la vida con un compromiso misionero y apostólico de evangelizar mediante la educación.

En pleno siglo XXI donde prolifera una pluralidad de opciones culturales, ideológicas y religiosas llamadas a convivir pacíficamente, la presencia y testimonio de los valores de la educación catolica encarnados en este Colegio Concepcionista resulta esenciales y deben ser promovidos y defendidos con toda intensidad. Son muchos los alumnos que evocan vivamente su paso por las aulas y la celebración de sus fiestas con gran fervor y solemnidad.